Regresar a Enfermedades más Comunes
Parásitos externos


                                                 Pulgas

                                                                   Representan no sólo un continuo tormento para el animal, sino a menudo un peligro porque son fuente de               
                                                                    enfermedades, de lesiones cutáneas, vehículo de lombrices. El arma más eficaz contra las pulgas es la                   
                                                                    limpieza. Cuando nos demos cuenta de que el perro las tiene, precederemos a un enérgico cepillado y a un             
                                                                    control cutáneo. La inspección será laboriosa en perros de pelo largo y se necesitará un baño tibio, al que se          
                                                                    añadirán sustancias antisépticas en dosis aconsejada por el veterinario. Después del baño se someterá a              
                                                                    atento examen la cabeza del animal, porque para evitar el anegamiento, las pulgas se habrán trasladado allí           
                                                                    como náufragos a una isla seca. Lo mismo para perros de pelo largo que para los de pelo corto se necesita            
                                                                    unos buenos polvos antiparasitarios, en general a base de pelitre o piretro, indicado por no es tóxico. Puesto           
                                                                    que las pulgas se reproducen también en los lugares en los que vive el animal, hay que desinfectar                            
                                                                    periódicamente la "cama" o la perrera y hasta los rincones y las hendiduras del lugar en el que el perro pasa           
                                                                    parte de su jornada. Pero no debe usarse para la "cama" del perro desinfectante de olor demasiado fuerte,               
                                                                    porque podría sufrir el olfato del perro, inconveniente serio si se trata de perros de casa. Es difícil que la pulga         
                                                                    del perro se traslade al hombre.

Piojos

Menos comunes pero más fastidiosos son los piojos, que causan al perro un insoportable prurito. También es necesario liberarlo inmediatamente de
estos fastidiosos huéspedes recurriendo a oportunos lavados y a un decisivo baño en un salón de toilette. A veces puede hacerse necesario esquilar
totalmente al perro.
Garrapatas

Los perros que viven en el campo, los que van de caza o en el verano corren por el prado, pueden infestarse de
ese testarudo ácaro parásito, del tamaño de una semilla de sandía, que se llama garrapata y chupa la sangre a
ovejas y perros. La garrapata se mete con la cabeza bajo la piel del animal y vive con la comida al alcance de la
mano, provocando pruritos y, a la larga, anemias. Este parásito no es difícil de descubrir durante la periódica
limpieza con el cepillo porque deja bien visible la pequeña redondez de su cuerpo. Pero sería error grave arrancar
la garrapata sin las debidas precauciones porque, si bien se arrancaría el cuerpo, la cabeza quedaría dentro de la
piel del perro y, pudriéndose, podría provocar pequeñas pero fastidiosas infecciones. Par extraer científicamente
la garrapata se deberá usar un común palillo de mesa y apoyar un extremo en el cuerpo del parásito; desde el
otro extremo del palillo se harán descender dos o tres gotas de bencina o de petróleo o de trementina o, si no se
tiene otra cosa, de agua salada, de manera que uno de esos líquidos llegue a la zona donde se ha agarrado el
parásito. Se espera un par de minutos y con una pinza se extrae la garrapata suavemente, sin romper su cuerpo y
de manera que salga fuera la cabeza prensil. Una vasta invasión de garrapatas tiene sus peligros, porque
pueden liberar los piroplasmas, parásitos de los glóbulos rojos de la sangre.