Regresar a Enfermedades más Comunes
Parásitos internos

Ascárides

Entre los parásitos del intestino-lombrices-las más comunes son las ascárides, los oxiuros y los anquilostomas, todos ellos frecuente en el perro. La
ascáride del perro, gusano cilíndrico de 4 a 11 cms. De largo, parecida a la del hombre, puede hallarse en perros de cualquier edad, pero sobre todo en el
cachorro. La invasión ocurre cuando el animal lame materiales en los que haya depositados huevos del parásito. Los lactantes pueden contraerlo incluso a
través de las mamas maternas. A veces estas lombrices se reproducen de manera tan abundante que forman bloques que obturan el intestino. Si el perro
tiene lombrices, los síntomas pueden ser estos: apetito desigual, adelgazamiento, alternancia de diarrea y estreñimiento, vómito, prurito anal, fenómenos
nerviosos, pelo sin brillo. Además las lombrices pueden salir con las heces y entonces ya no hay dudas. Y será mejor que el veterinario examine las heces y
entonces ya no hay dudas. Y será mejor que el veterinario examine las heces al microscopio, con lo que verá los pequeñísimos huevos depositados en
ellas: entonces ordenará el vermífugo en la dosis adecuadas.

Oxiuridos

Los oxiuridos son gusanos cilíndricos, más pequeños que loas ascárides. Habitualmente están en la región rectal y producen mucho prurito. La cura esla
misma que para los ascárides.

Anquilostomas

La anquilostomiasis es enfermedad parasitaria debida a gusanos redondos llamados anquilostomas, y es frecuente en los perros de casa. Estas
pequeñas lombrices redondas se fijan en la pared intestinal y chupan la sangre, produciendo anemia. También en este caso se necesita el vermífugo y una
cura antianémica. Los ingleses aconsejan tratar con vermífugos a los cachorros cada dos meses y al erro adulto una vez al año. En todo caso, será el
veterinario de confianza quien decida.

Tenia o Solitaria

La tenia, mejor conocida como solitaria, es también parásito frecuente en el intestino del perro. El animal infestado puede no manifestar molestias, pero con
más frecuencia se da alternancia de diarrea y estreñimiento, apetito abundante con adelgazamiento; a veces aparecen fenomenos nerviosos, apileptiformes.
Se puede estar seguro de que el perro está infestado cuando se notan en la heces pedacitos de tenia, blancos, de algún centímetro de longitud. La cura
consiste en suministrar en dosis adecuada un tenífugo.

Prurito

Si no es causado por parásito, el prurito se debe a otras enfermedades, especialmente cutáneas. Puede aparecer además en la diabetes, en la nefritis
crónica, en enfermedades del turbo digestivo. También la autointoxicación y los errores alimenticios pueden causar prurito al animal. La cura se basa en el
reconocimiento de las causas y en su remoción. A la espera de acudir al veterinario, puede aliviarse al perro con adecuados, con agua fría, con fricciones de
alcohol alcanforado. En todo caso, bien está seguir durante unos días una dieta de arroz y verdura.

Tiña

Hay otra enfermedad de la piel que provoca prurito y es la tiña. Ataca sobre todo a perros jóvenes y es necesario el aislamiento. Pero eso es de estricta
pertinencia veterinaria.