Enfermedades de la boca

Caries

La dentadura del perro debe cuidarse desde que tiene pocos meses de vida. Sobre todo a las razas de pequeño tamaño habrá que vigilar que no asomen
los dientes nuevos antes de la caída de los de leche ( a los 4-5 meses). Si esto ocurriera, se recomienda que el veterinario extraiga el diente viejo, pues de
lo contrario se producirá una malformación dental difícilmente corregible. Los perros, sobre todo en edad avanzada, sufren fácilmente la carie, con fuertes
dolores, dificultad de masticación, inapetencia, aliento fétido. Única cura decisiva es la extracción del diente estropeado. A veces se forma una fístula en la
base del diente enfermo, pero se obtendrá una perfecta curación después de la extracción y de lavados desinfectantes. En los Estados Unidos se ha
intentado el empasta, como para el hombre, pero con resultados raramente positivos, porque el animal no se presta a la manipulación del torno, necesaria
para obtener resultados que duren.

Inflamación de las encías

También el perro padece inflamación de las encías. Las causas son varias, pero muchas veces puede depender de dientes sucios y habitualmente se
asocia a estomatitis. Pueden lavarse dientes y encías del perro después de cada comida con algodón empapado en una solución de sal en agua hervida.
En el caso de ulceración de las encías y abscesos en los dientes, el veterinario intervendrá con inyecciones de antibióticos para reducir la inflamación.

Estomatitis

Hemos nombrado la estomatitis. Se trata de una inflamación de la mucosa de la cavidad bucal, con enrojecimiento y aparición de úlceras dolorosas.
Puede interesar encías, lengua y mejillas. En general es producida por causas externas como líquidos demasiado calientes o sustancias irritantes, la
caries, el tumor, y puede seguir a enfermedades del aparato digestivo. La estomatitis primaria se cura en pocos días alejando la causa y lavando la boca
con sustancias antisépticas. Se aconseja el zumo de limón diluido en agua, que desinfecta la boca y el intestino. Si el animal está deprimido, se le
estimula con una cucharadita de café. En los casos más graves, se le da sólo alimentos líquidos.

Piorrea

Enfermedad crónica del aparato de sostén del diente es la piorrea. Es frecuente en el perro de edad avanzada. Se manifiesta con inflamación de las
encías; después, los dientes se mueven y caen. Puede intentarse una cura local, con lavados de tintura de yodo y glicerina, acompañada de una cura
general de sulfamidas, antibióticos y vitaminas. Si la encía está herida, el veterinario procederá a la extracción.

Palpiloma

Otro trastorno que puede aparecer en la boca del perro es el papiloma. Es una excrescencia, tipo verruga, que se forma sobre todo en la boca y difunde
rápidamente a las mejillas. Enfermedad fácilmente eliminable, ya con intervención quirúrgica, ya cauterizando los papilomas, ya con cura médica interna.
Pero el papiloma tiene carácter contagioso.

Mal aliento

Por último, el mal aliento. El trastorno es bastante frecuente en el perro y puede ser causado por las primeras comidas
a base de carne, por dientes estropeados o sucios, por gastritis o por disfunción renal. Si el trastorno persiste, estará
bien consultar al veterinario.
Regresar a Enfermedades más Comunes